El crecimiento de la población Latina en Carolina del Norte genera discusiones sobre la redistribución de distritos y elecciones futuras

Por: Benito Garcia-Garcia

Como revelan los datos del Censo de 2020, la población latina ha crecido significativamente en Carolina del Norte y ahora representa más del 10 por ciento de la población del estado. El estado también tuvo aumentos en las poblaciones afroamericanas y asiáticas. Este aumento en la demografía ahora hace que 1/3 de la población de Carolina del Norte no sea blanca. La población del estado ha aumentado significativamente tanto que recibirá un nuevo distrito congresional.

Pero, ¿cómo se traducirá esta información en los nuevos mapas de votación del estado y las elecciones futuras?

Después de cada censo, los estados deben crear nuevos distritos electorales, así como mapas electorales estatales y locales. En Carolina del Norte, el proceso lo lleva a cabo la Asamblea General.

Debido a un retraso en los resultados del censo, los estados se quedaron con menos tiempo para completar los mapas.

Manuel “Manny” Mejía, de 27 años, es el Organizador Gerente Regional del Sureste para Democracy NC, y dice que, basándose en la historia de Carolina del Norte, no cree que la Asamblea General tenga “un cambio de tono con respecto a los grupos raciales, especialmente la población latina.”

Democracy NC es una organización no partidista que promueve el compromiso cívico a través de la investigación y la abogacía, especialmente con grupos desfavorecidos. Mejía, quien es originario de El Salvador, dice que la organización intenta alentar a las personas a participar cívicamente para que tengan voz en los problemas pertinentes que afectan a sus comunidades.

El proceso de redistribución de distritos

El Dr. Chris Cooper, profesor de ciencias políticas en Western Carolina University y director del Public Policy Institute, explicó el proceso de redistribución de distritos y dio una breve descripción de lo que ha ocurrido hasta ahora.

Cooper explica que después de que se hayan analizado los datos del censo, la Asamblea General decidirá los criterios de redistribución de distritos, la mayoría de los cuales son estándar, como la igualdad de población y los distritos contiguos. Sin embargo, ha habido criterios que han provocado un fuerte debate, incluido el hecho de que no se permitirán estadísticas sobre la raza en el proceso de creación de los nuevos mapas.

Los demócratas y activistas argumentan que sin datos raciales podría haber violaciones de la Ley de Derechos Electorales, lo que los republicanos dicen que no sucederá.

Mejía piensa firmemente en el pasado problemático de la Asamblea General con la manipulación racial y dice: “La Asamblea General en Carolina del Norte se ha propuesto diluir el poder de los votantes minoritarios en este estado mediante la redistribución de distritos.” Mejía también es crítico con las audiencias de redistribución de distritos, que según Cooper deben tener cada uno de los 13 distritos.

“Siempre que tenían sus audiencias públicas de redistribución de distritos, no había intérpretes allí,” dice Mejía. Añadiendo que si la Asamblea General “toma en consideración la demografía de las minorías, será para diluir, agrietar o empacar.”

Ya se han presentado varios mapas a la Asamblea General para su consideración, pero todavía hay mapas que se están dibujando físicamente y que se transmiten en vivo para el público.

Lo siguiente en el proceso es una reunión pública en Raleigh antes de que los legisladores decidan qué mapas considerar de los que se han presentado. Después de deliberar y debatir, pasarán a la votación final.

En Carolina del Norte, a diferencia de otros estados, el gobernador no tiene poder de veto, lo que da a los republicanos el control del proceso.

Las demandas son inminentes, como lo fueron durante la mayor parte de la década de 2010, lo que llevó a algunos tribunales a fallar en contra de algunos mapas debido a la manipulación racial. En 2019, la Corte Suprema de EE. UU. dictaminó que los casos de gerrymandering deben decidirse a nivel estatal y que los tribunales federales no pueden tomar esas decisiones.

En 2019, Cooper fue un testigo experto en el caso Common Cause v. Lewis que argumentó que los distritos de Carolina del Norte en ese momento eran inconstitucionales y no deberían usarse en las elecciones de 2020. El tribunal dictaminó a favor de los demandantes y la Asamblea General tuvo que volver a dibujar nuevos mapas con estricta transparencia y otros criterios.

El electorado latino

Con los latinos convirtiéndose en un grupo demográfico clave en el estado, Mejía dice, “claramente basado en nuestros números, tenemos poder político, tenemos una manera de impactar las elecciones.” Sin embargo, Mejía también señala que “no estamos ejerciendo nuestro poder en números.”

Durante las elecciones presidenciales de 2020, la participación de votantes latinos fue baja en comparación con otros grupos como la comunidad afroamericana, que para Mejía es preocupante. En parte, la culpa es la terrible práctica de alcance a los votantes, dice Mejía.

“Siempre que se trata de incluir a los latinos en la conversación política, siempre se trata de ese tema, esa única cosa [la inmigración]. Si nació aquí en los EE. UU. y es latino, la inmigración puede no estar en la cima de su lista.”

Mejía dice que es importante discutir otros temas que afectan a los latinos, como la educación, los salarios dignos, las buenas carreteras, los derechos de los inquilinos y la responsabilidad policial.

Cooper está de acuerdo. “Absolutamente los partidos políticos deberían prestar atención al electorado latino.” Dice que sería un error que cualquiera de los partidos ignorara el voto latino, pero también señala que los latinos no son un electorado monolítico. Como se vio en Florida durante las últimas dos elecciones presidenciales, donde fue el voto latino lo que le dio la victoria al ex presidente Trump.

“Existe una gran diferencia entre el voto latino de las personas cuyas familias tienen su sede en Cuba y las personas que tienen su sede en otras partes del mundo latinoamericano,” dice Cooper.

“Los partidos políticos van a tener que luchar realmente para llegar a la comunidad latina,” dice Mejía. La comunidad latina, especialmente aquellos que emigraron al país, es un grupo conservador, religioso y con valores familiares que se adaptaría a las ideologías republicanas; sin embargo, los latinos más jóvenes, especialmente los nacidos y criados aquí, tienen diferentes perspectivas y experiencias, explica Mejía.

Todos los partidos políticos deben tener esto en cuenta para avanzar en las elecciones “porque con base en los números podemos influir en las elecciones, podemos mover la aguja de una manera u otra,” concluye Mejía.

El oeste de Carolina del Norte, hogar del distrito congresional número 11, es el distrito más blanco del estado y aunque las poblaciones minoritarias están creciendo lentamente aquí, Cooper no cree que sea lo suficientemente influyente.

Sin embargo, Cooper dice que hay discusiones para que Carolina del Norte agregue un “Distrito de Influencia Latina,” que sería un tipo de distrito minoritario mayoritario en el que la mayoría de la gente pertenece a un grupo minoritario. En el sur, esto ha sido más común para los afroamericanos.

Dado que los condados de Durham, Wake y Mecklenburg tienen poblaciones latinas sustanciales, podría producirse un distrito de influencia Latina con el próximo recuento del censo.

La Asamblea General actualmente solo tiene un legislador latino, el Representante Ricky Hurtado (D) del Condado de Alamance en el Distrito 63.

Con las elecciones intermedias de 2022 que se acercan y con los nuevos mapas electorales que aún no se han decidido; Mejía alienta a todos los que necesiten ayuda para votar o comprender las complejidades del sistema a visitar ncvoter.org sobre cómo puede convertirse en un votante informado. La información también está disponible en español.

Share This Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin