Palacio de Bellas Artes.

Una de las casas de ópera más renombradas del mundo, considerada por muchos como la mejor de Iberoamérica y la segunda más importante del continente americano, solo detrás de la Gran Casa de Opera de New York, las obras del Palacio de Bellas Artes comenzaron el 2 de agosto de 1904, fue construido donde antiguamente estaba el Magno Teatro Nacional, joya que fue demolida para construir a esta gran obra arquitectónica.

La primera piedra del recinto fue colocada el 2 de abril de 1905 por el entonces presidente, Porfirio Díaz, por la revolución mexicana la culminación de este tesoro arquitectónico se postergó hasta 1934, la construcción de este gran edificio propició la fundación, en 1946, del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Este bello edificio ha visto desfilar a los artistas más renombrados del mundo, a los más célebres del mundo hispano, sencillamente a las leyendas de México como Juan Gabriel y también ha visto el último momento de muchas leyendas del arte como Frida Khalo, José José, Lola Beltrán, Chavela Vargas, Maria Felix, Juan Rulfo y muchos más.

La altura del edificio es de 55 metros hasta el espiral y 45,5 metros hasta el techo, cuenta con 4 pisos y un estacionamiento subterráneo, debido a la diferencia en las épocas de inicio y construcción, el palacio tiene varios estilos arquitectónicos predominando el art nouveau en su exterior y el art decó en el interior, la fachada de todo el edificio, está hecha de mármol de Carrara.

En el interior del portal hay esculturas del italiano Leonardo Bistolfi, consiste en Armonía, rodeada de Dolor, Felicidad, Paz y Amor.

Otra parte de la fachada contiene querubines y esculturas que representan la música y la inspiración, en el frente de la plaza del edificio, diseñado por Boari, hay cuatro esculturas de Pegaso que fueron hechas por el catalán Agustí Querol Subirats, éstas habían estado en el Zócalo antes de ser traídas aquí.

El techo que cubre el centro del edificio está hecho de cristal diseñado por el húngaro Géza Maróti y representa las musas con Apolo. Su telón de cristal es único en el mundo, representa la imagen del Popocatépetl y de Iztaccíhuatl, fue construido por la afamada Casa Tiffany de New York y en su interior podemos ver una representación del Dios Chaac en un estilo Art Deco, pues en todo el palacio se intento crear un sincretismo entre lo prehispánico y el México moderno.