El nido de Quetzalcóatl en el Estado de México.

El arquitecto mexicano Javier Senosiain es un fiel creyente de la armonía entre los hábitats humanos y los paisajes naturales. Su visión única fue denominada arquitectura orgánica y quedó plasmada en una de las construcciones más místicas e impresionantes del Estado de México: el Nido de Quetzalcóatl.

Este conjunto arquitectónico se construyó en un terreno irregular de 5 mil metros cuadrados, en el municipio de Naucalpan de Juárez. A pesar de las difíciles condiciones del lugar, Senosiain convirtió este espacio en un complejo de ensueño inspirado en la cultura prehispánica.

¿Cómo es el Nido de Quetzalcóatl?

A 40 minutos del centro de Ciudad de México, el Nido de Quetzalcóatl es la combinación perfecta entre arquitectura y naturaleza; su creador, aprovechó los relieves del terreno, volviéndose la esencia de su construcción serpenteante.

El cuerpo de este réptil gigante se arrastra entre los árboles, lagos y áreas verdes pero, al mismo tiempo, alberga en su interior varios departamentos minimalistas para comodidad de los visitantes.

Dentro de sus instalaciones, destaca el Parque Quetzalcóatl, un espacio natural  con túneles, vitrales y mosaicos de colores que simulan la forma de la serpiente emplumada, una de las principales deidades de las civilizaciones mesoamericanas.

Este destino es ideal para la meditación, las caminatas, el yoga, la pintura y otras actividades creativas.