La Cruz Roja Americana se enfrenta a una crisis nacional de sangre.

Su peor escasez de sangre en más de una década, lo que representa un riesgo preocupante para la atención de los pacientes. 

Las distribuciones de productos sanguíneos están superando las donaciones, a veces, no se satisface hasta una cuarta parte de las necesidades de sangre de los hospitales.

¿Por qué está pasando esto? La pandemia ha golpeado duramente a la Cruz Roja.

Desde sus inicios, la Cruz Roja ha visto cerca de una disminución del 10% en el número de personas que donan sangre.

En las escuelas y universidades, hemos visto una caída del 62 % en unidades desde el comienzo de la pandemia.

También ha causado cancelaciones continuas de campañas de donación de sangre y cuestiones de personal.

El aumento actual en los casos de COVID-19 puede agravarse la ya grave situación.

Esto es realmente una crisis, los médicos se han visto obligados a tomar decisiones difíciles sobre quién recibe transfusiones de sangre y tendrán que esperar hasta que haya más productos disponibles, las donaciones de sangre y plaquetas se necesitan con urgencia para ayudar a prevenir más retrasos en tratamientos médicos vitales.

Share This Article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin