El Fondo de Justicia Social Tzedek (Tzedek) tiene el placer de anunciar que Renée White y Marta Alcalá-Williams son las ganadoras de los Premios Tzedek Brilliance.

Los Premios Tzedek Brilliance honran a los líderes de Asheville que han participado en esfuerzos impactantes e interseccionales para promover la justicia racial y la igualdad LGBTQ o para combatir el antisemitismo. 

A diferencia de la mayoría de las becas de Tzedek, que financian el trabajo de organizaciones, los Premios Brilliance están diseñados para cultivar el bienestar de líderes individuales brillantes de la comunidad, reconociendo y recompensando su trabajo anterior para hacer de Asheville un lugar donde todos podamos prosperar.

Los Premios Tzedek Brilliance son una beca que se otorga por una única ocasión y sin compromiso por un monto de 50.000 dólares.

Renée White recibió el Premio Brilliance Ella Baker en honor a una líder de la comunidad negra de Asheville que ha empoderado y organizado a otros para hacer frente a la opresión sistémica.

Marta Alcalá-Williams recibió el Premio Brilliance Pauli Murray en honor a una líder comunitaria que, como Pauli Murray, ha participado en una amplia variedad de esfuerzos de justicia social y que lidera sabiendo que todas las luchas por la liberación están conectadas.

Tzedek anteriormente el Fondo Amy Mandel y Katina Rodis se fundó en 1991, en la actualidad, las becas organizativas de Tzedek financian a organizaciones sin fines de lucro, organizaciones de base y del movimiento, a colaboraciones de donantes, a cooperativas y a grupos comunitarios con patrocinadores fiscales ubicados en Asheville que se dedican al cambio sistémico, a la sanación comunitaria y a la redistribución del dinero, los recursos y el poder.

Inspirado por modelos de becas transformadores que cambian la dinámica de poder entre los financiadores y los beneficiarios, los Premios Tzedek Brilliance representan una práctica de becas basadas en la confianza y en la comunidad.

La lucha contra la opresión sistémica requiere muchas estrategias y métodos, la filantropía convencional suele apoyar a las organizaciones, mientras ignora los numerosos avances realizados por los líderes individuales que han dedicado su vida a cultivar comunidades y que a menudo trabajan tras bambalinas para mantener en marcha el trabajo colectivo más visible.