El correcaminos

El correcaminos grande​ (Geococcyx californianus) es una especie de ave cuculiforme de la familia Cuculidae distribuida en Aridoamérica, en los estados del norte de México y los del sur de Estados Unidos. Su nombre científico, Geococcyx, viene del griego antiguo γῆ (tierra) y κόκκυξ (cuclillo), por ser ave pariente del cuclillo, pero corredora (de la tierra y no del aire). Habita desde Estados Unidos hasta el centro de México.

Su distribución en México va desde la meseta central a la planicie costera del Pacífico y del Golfo, excluyendo las cimas que sobrepasan los 2700 msnm de la Sierra Madre Oriental y Sierra Madre Occidental. Principalmente se encuentra asociado con vegetación xerófita, de matorral desértico, matorral espinoso tamaulipeco, chaparral, etc.

Es un ave de costumbres terrestres, aunque realice pequeños vuelos de planeo desde árboles y arbustos al suelo. Prefiere alimentarse de pequeños reptiles (como lagartijas y serpientes jóvenes), pequeños mamíferos e insectos. Pone de dos a seis huevos, que incuba durante veinte días, aproximadamente. El color de su plumaje es castaño claro o grisáceo con negro, mimetizándose con el suelo en donde vive.

Tiene una gran cola, que le sirve de timón cuando emprende la carrera y hace giros rápidos, y alcanza velocidades de unos 32 km/h;​ hay referencias bibliográficas de 67 km/h, que parecen ser exageradas. Rara vez vuela y sólo lo hace cuando es necesario.

Se estima una esperanza de vida de hasta ocho años.

El correcaminos es la base para el personaje “El Correcaminos” en la serie de dibujos animados de los Looney Tunes, El Coyote y el Correcaminos, de Chuck Jones para la Warner Bros.